SOBRE LOS LLAMADOS CONTRATOS VINCULADOS Y LOS DERECHOS DE LOS CONSUMIDORES Y USUARIOS

SOBRE LOS LLAMADOS CONTRATOS VINCULADOS Y LOS DERECHOS DE LOS CONSUMIDORES Y USUARIOS

En esta ocasión dedicaremos unas líneas a analizar los denominados contratos vinculados y su problemática, todo ello al amparo de lo dispuesto en el artículo 29.1 de la Ley de Contratos de Créditos al Consumo.

Por contrato de crédito vinculado se entiende aquel en el que el crédito contratado sirve exclusivamente para financiar un contrato relativo al suministro de bienes específicos o a la prestación de servicios específicos y ambos contratos constituyen una unidad comercial desde un punto de vista objetivo.

Hemos conocido casos como el surgido a raíz de la quiebra de una conocida clínica dental, en los que al consumidor se le ofrece la prestación de un servicio de cierto importe al que el consumidor no puede optar en condiciones normales. La operativa es sencilla y jurídicamente válida: Para conseguir el cliente, el prestador de servicios ofrece la firma de un contrato de financiación con alguna entidad financiera por medio de la cual el consumidor contrata el servicio y lo va abonando periódicamente. Hasta aquí todo perfecto.

La problemática surge a partir de la declaración del prestador de servicios en concurso de acreedores (como ha sido el caso de la clínica dental), incumpliendo todos los contratos de prestación de servicios y, en definitiva, dejando a los pacientes a la mitad del tratamiento. A continuación, el paciente deja de abonar el crédito a la entidad financiera al no recibir tratamiento alguno y la entidad financiera reclama judicialmente al paciente el abono de las cuotas pendientes de pago.

En el caso de la clínica dental, y según hemos podido constatar, se estima que existen unos 110.000 afectados y que se han presentado numerosos procedimientos judiciales, algunos de los cuales ya han sido resueltos.
La acción que nace a favor de los consumidores y usuarios parte de la base de que el contrato de prestación de servicios y el de financiación tienen la consideración de contratos vinculados desde el momento en el que el prestador del servicio aceptó y colaboró expresamente en la consecución de esa financiación.

Por lo anterior, sería necesario entablar dos acciones, una frente al prestador del servicio (clínica) y otra frente a la Entidad financiera.

Desde FERNÁNDEZ & ELEJALDE nos ofrecemos a asesorar a cualquier persona que se haya visto afectada por esta o por una situación similar.

Leer Documento Completo



Abrir el chat
¿Necesitas ayuda?